28 octubre 2007

Crítica: El orfanato

Estamos muy acostumbrados a ese aspecto cutre, casi de serie B, del cine español. Quizás es por eso que sorprende ver una película como El orfanato. Y es que si hay algo que no se le puede echar en cara a la cinta es la realización. Desde luego es absurdo juzgar una película por su estética o por su taquilla. Aunque a veces lo primero lleva a lo segundo y entre las dos cosas se acaba confundiendo el valor real de la película con el económico.

Dejando ese tema aparte; a pesar de su buen acabado la película hereda todas las miserias de su género. Se empapa de los mismos clichés que sus antecesoras. Esto es un doble error, no se puede pretender competir con hollywood en su terreno. Del mismo modo tampoco se puede intentar desde una industria más pequeña entrar en el mercado sin innovar.

Por supuesto siempre habrá quién salga a la defensa diciendo que "los efectos son muy buenos" o que los sustos son de infarto, aunque entonces ya no estamos hablando de cine. En definitiva, El orfanato es un filme que no aporta nada nuevo a un género ya de por sí pobre, con esto sólo cabe esperar una otra película paupérrima.

1 comentario:

Jill Bioskop dijo...

Totalmente de acuerdo.A mi se me hizo hasta aburrida >_<